Vale Europeu

La herencia cultural de los colonizadores alemanes, italianos, austríacos, polacos y portugueses es a grande marca de esta región catarinense, localizada en el Valle del Itajaí. Famosa por ser sede de la mayor fiesta alemana de las Américas, la Oktoberfest de Blumenau, el Valle Europeo posee muchas otras atracciones: de la arquitectura típica a la culinaria, celebrada en gran estilo durante las Fiestas de Octubre; de los circuitos de compras por las ciudades polo de la industria textil catarinense a las celebraciones religiosas que suceden en varios de sus municipios; del ecoturismo al turismo rural. Escoja su circuito y buen viaje.

Viaje por la cultura europea y diviértase en las fiestas típicas.

En el Valle Europeo, la arquitectura, las costumbres, la gastronomía y hasta los dialectos que se oyen recuerdan al viejo continente. En Blumenau, Pomerode, Brusque y Gaspar, la herencia cultural alemana es predominante. En San João Batista, Rodeio y Nova Trento es la colonización italiana que se destaca. En casi todos los 49 municipios de la región hay fiestas que celebran la herencia cultural de los inmigrantes europeos. La más conocida es la Oktoberfest (en octubre, en Blumenau). En el mismo mes suceden la Fenarreco (Brusque), la Fiesta del Inmigrante (Timbó) y la Kegelfest (Río do Sul). Y la alegría continua el resto del año, en eventos como la Fiesta Pomerana (Pomerode), la Anima Italiana (Río do Sul), la Festitália (Blumenau), la Fiesta Trentina (Río dos Cedros), la La Sagra (Rodeio) y la Weihnachtsmarkt (Ibirama), entre otras.

Encuentre productos de calidad con precios competitivos.

Algunos municipios del Valle Europeo son conocidos destinos para el turismo de compras. Brusque, por ejemplo, es uno de los principales polos textiles del país, con artículos de cama, mesa, baño y vestuario. En el ramo calzadols, el municipio de San João Batista es que se destaca, con ventas directas por las fábricas en pabellones de la SC-411. Río do Sul se destaca por la producción de jeans, vendidos en centros de compras que agrupan las producciones de más de 100 fábricas locales. Pero la primera ciudad del Valle Europeo a apostar en el turismo de compras fue Blumenau, donde se puede encontrar cristales, porcelanas, textiles, juguetes y chocolates.

Póngase a camino y descubra los placeres de la vida en el campo.

Viajar por los caminos que unen las ciudades del Valle Europeo es uno de los paseos más agradables que podrá realizar en Santa Catarina. En varios puntos, el paisaje es entrecortado por ríos y cascadas. En muchas regiones, propiedades rurales abren sus puertas para recibir los visitantes, ofreciendo hospedaje, actividades de ocio como pesca, cabalgadas y circuitos, además de mesa siempre llena, con café colonial, productos orgánicos y venta de productos caseros. Los paisajes incluyen casas de estilo enxaimel, molinos, ruedas de agua, capillas y artefactos. El proyecto Acolhida na Colônia programa visitas a propiedades rurales en doce municipios del Valle Europeo.

Visite santuarios, iglesias y las grutas religiosas del Valle Europeo.

El Valle Europeo abriga santuarios católicos, capillas, oratorios, iglesias y grutas dedicadas a diversos santos. Solo en Nova Trento son más de 30 instituciones ligadas a la fe católica, incluyendo el Santuario Santa Paulina, dedicado a la primera santa brasileña. El municipio ya es el segundo destino religioso más visitado de Brasil, atrás apenas de Aparecida del Norte, en San Paulo. Merecen destaque también el Santuario Nuestra Señora de Azambuja, en Brusque, el segundo más importante de Santa Catarina, y la Gruta Nuestra Señora de Fátima, en Doutor Pedrinho. El Valle Europeo también posee iglesias luteranas en Blumenau, Aurora, Presidente Nereu e Ibirama, y hasta una iglesia ucraniana, en el municipio de Santa Terezinha.

Descubra escenarios increíbles para la práctica de ecoturismo.

Los cerros, valles, ríos y cascadas del Valle Europeo son una invitación permanente para la práctica de trekking, rapel, cascading, canyoning, mountain biking, vuelo libre y parapente. Otro deporte que se destaca en la región es el ciclismo. La tradición en el uso de bicicletas – una herencia más de los colonizadores europeos, dio origen al primer circuito ciclístico intermunicipal de Brasil: el Circuito de Cicloturismo del Valle Europeo. San 300 km de transcurso por vías secundarias, que atraviesan nueve municipios de la región. Río dos Cedros hace parte del circuito y llama la atención con sus bellos lagos cercados de montañas. Otra atracción imperdible es la caverna de Botuverá, la mayor del Sur del país y una de las más bellas de América Latina.