Gastronomía

Rica en sabores e influencias, la gastronomía catarinense es un retrato de la colonización del estado. La culinaria del litoral, donde se fijaron los portugueses, es basada en frutos del mar. Yendo hacia el interior, en los núcleos de colonización alemana presentes principalmente en el Camino de los Príncipes y en el Valle Europeo, el pescado da lugar a la carne porcina fuertemente temperada y regada a las típicas cervezas alemanas (vea Rota da Cerveja). En mayor número, los inmigrantes italianos se esparcieron por todas las regiones con sus cantinas y vinícolas artesanales. Inclusive hay pequeños centros gastronómicos polacos, ucranianos, austríacos, húngaros y holandeses que, sumados a la culinaria gaucha y tropera, hacen de Santa Catarina un estado de hacerse agua la boca. En el enoturismo, los destaques son las vinícolas de la Sierra Catarinense, que producen vinos y espumantes premiados nacional e internacionalmente, y el Trayecto Valle de la Uva y del Vino, en el Valle del Contestado. Y para aquellos apreciadores de una buena aguardiente, cachaça, lo que no faltan son los alambiques de calidad, principalmente en la Grande Florianópolis, en la Costa Verde y Mar y en el Camino de los Príncipes.